Bienvenidos a Trilogía Millenium

Un espacio para conversar, encontrar y disfrutar con todo lo relacionado con la trilogía de Stieg Larsson tanto los libros como las películas.

Lo que no te mata te hace mas fuerte

Lo que no te mata te hace mas fuerte

lunes, 26 de octubre de 2009

Millenium 3 La Reina en el Palacio de las Corrientes de Aire


El 5 de marzo llega a nuestras pantallas el deseado desenlace de la trilogía Millenium escrita por Stieg Larsson.

Si soy sincero antes de dirigirme a ver el pase de prensa de Millenium 3 tuve que echarle un vistazo al final de La chica que Soñaba con una Cerilla y un Bidón de Gasolina, pues en esos minutos en los que la protagonista, esa hacker antisocial llamada Lisbeth Salander, se enfrenta sin visos de obtener nada ni de poder ganar contra su padre y su hermanastro, ahí en esos instantes se guarda toda la esencia sobre la protagonista de la trilogía completa.

El pase de prensa se realizó en los cines Princesa de Madrid, tengo que reconocer la inestimable colaboración de Álvaro Vega jefe de prensa de Vértigo Films para poder asistir al pase y poder disfrutar de esta película (en versión original nada menos); además de mis agradecimientos a Iván Fernández jefe de la revista Ronin y de su correspondiente asociación, que me permitió la oportunidad de asistir de dos maneras, como critico novato y como fan de la trilogía Millenium.

La película comienza como las tres anteriores, con ese ojo enorme representante de Vértigo films, comenzamos viendo las consecuencias del fatal choque entre Zalachenko y Lisbeth cuando esta última decide ir a casa de su padre (Zalachenko) para matarlo y sale de allí malherida, los primeros diez minutos están dedicados a recordar el final de la segunda por si hubiera alguna laguna en el espectador después de tantos retrasos.

Los primeros compases de la trama se suceden al igual que en su homónimo literario, para quien haya leído el libro, Lisbeth Salander es llevada al hospital y operada con dudoso éxito al principio pero con satisfacción según pasa el tiempo por Anders Jonansson, que consigue salvarla hasta que debe dar el alta médica para que sea trasladada a la cárcel; estos minutos se pasan relativamente rápido ya que Alfredson es capaz de dotar de una rapidez y energía a esas escenas que hacen que sin perder ápice de fidelidad al libro de referencia no cansen al espectador.

Una vez que se encuentra Lisbeth en la cárcel comienza la parte a mi juzgo llevada con la mayor rapidez posible ya que el texto sobre el que se basa es bastante denso en cuanto a personajes y trama, empezamos a ver los primeros interrogatorios que le son realizados a Lisbeth, y sus reiteradas negativas a contestar, además se da paso muy sutilmente a lo que será la trama final: el juicio.

El juicio de Lisbeth Salander, donde se plantean los finales de todas las tramas propuestas, esta llevado con mucho cuidado ya que podría resultar muy pesado el visionado si se incluyeran todos los detalles del libro, todos los momentos culminantes de ese final tan añorado en el que se decide si Lisbeth abandona todos los fantasmas que le han perseguido durante años, se plantea con una serie de primeros planos y una estética bien cuidada, además de efectos de cámara que nos dan las dos versiones desde cada mesa, la del fiscal y la de Annika la abogada de Lisbeth (y hermana de Michael).

Un verdadero fan de la trilogía echara de menos en esos instantes a Holger Palgrem primer tutor de Lisbeth que tiene un papel muy importante en ese juicio como medio asesor de Annika y parte determinante en la anulación de la incapacidad de Lisbeth. Hay doy un voto a la baja por el director ya que eso era algo muy importante.

Destacar un pequeño fallo en el final de juicio, Lisbeth queda totalmente liberada de todos los cargos ante la negativa de salir solo con la libertad, en la película sale con la libertad a la espera de que se le revoque su declaración de incapacidad y le devuelvan sus derechos.

Sobre el final intentare destacar poco ya que se omiten muchas cosas y se limita a la trama principal (no por ello las demás son menos importantes señor Alfredson) el viaje de Lisbeth para ver su fortuna, etc….; pero es algo aproximado y no decepcionara a muchos.

Ahora llegamos al punto importante, el cierre, Stieg Larsson planteo el cierre de La Reina en el Palacio de las Corrientes de Aire como un reencuentro de Michael y Lisbeth después de todas las penurias y malos tiempos que han pasado, esto COMPLETAMENTE se omite en la película, para mí un fallo garrafal, ya que estaba siendo realmente buena mejor que la primera de la serie, Michael “vuelve a entrar en la vida de Lisbeth”, no se llamaran como se dice en la película, esa unión queda incompleta para decepción de una película realmente buena.

Después de haber comentado sobre la trama, daremos un breve pero intenso repaso a los personajes y actores; cualquiera que haya visto Millenium 3 y las anteriores se dará cuenta de la tremenda actuación de Noomi Rapace lo mejor sin peros de toda la trilogía, esta actriz forjada en teatros que antes no era tan conocida (es de origen español) se come literalmente la pantalla sus apariciones en esta trilogía son un gustazo para los ojos y el buen cine.

Michael Nyquist esta plano muy plano, no muestra ningún cambio emocional que escenifique su rabia lamento pena… es muy curioso solo demuestra cambios de humor cuando corre o le pegan, de todas maneras esta decente manteniendo el tipo de Bloombisk y sabiendo que hacer en cada momento, construye un Michael seguro aunque con los fallos que ha ido arrastrando durante toda la trilogía en la concepción del personaje, sus apariciones se cuentan como complementos a la trama muy bien organizados.

Entre el gran reparto coral de secundarios, ya que este es un libro muy extenso tengo que destacar a Teleborian, hay que decir que este actor consigue que tengamos verdadero asco al personaje, ya que su concepción y construcción del mismo es simplemente brillante.

Entre los demás secundarios, decir que todos cumplen con su cometido literario sin diferencia entre unos u otros, podíamos destacar a Annika Hallin como la hermana de Michael, cuya actuación del juicio es realmente sorprendente.

Al plantearse el final de la trilogía Millenium, también convienes saber la fama que esta serie le ha dado no solo a su autor sino a los actores que interpretan los papeles principales, Noomi Rapace era una desconocida fuera de Suecia, desde su magnífico papel como Salander ha grabado 2 películas mas y ya tiene infinidad de propuestas de Hollywood, en cuanto a Michael Nyquist su situación no ha cambiado mucho ya que era muy conocido en Suecia y parte fuera, ahora es mundialmente conocido.

Después de la decepción que supuso Millenium 2 el señor Alfredson ha corregido los problemas que planteaba la anterior entrega para dar al espectador un cierre si no adecuado, digo para la trilogía; la estética esta más cuidada hay más efectos de cámara sin hacer excesivos movimientos etc…

Sobre todo son las localizaciones las más conseguidas ya que todo se encuentra prácticamente como en el libro, es una recreación muy muy fiel.

También habrá quien lea esta articulo y como yo, saliera decepcionado de Millenium 2 que piense esta es mejor que la segunda? o va a ser la misma decepción? Como respuesta a la primera pregunta, no es igual que la segunda esta mejor construida y formada, está tratada con más cariño y cuidado para intentar no decepcionar y además viendo Noomi Rapace es muy difícil salir decepcionado de allí; como respuesta a la segunda, no es una decepción al final el director consigue dejarnos con la corazón en un puño y al igual que paso con el libro sentiremos que nos falta algo y sabremos que nunca más veremos en la pantalla, (a falta de la serie de televisión de 90 minutos completando las tramas, gran esperanza para muchos fans)al igual que en los libros a ese hacker antisocial rebelde y que ha enamorado a millones de personas llama Lisbeth Salander.

Estreno Millenium 2 La Chica que soñaba con una cerilla y un bidon de gasolina

'Millennium 2 La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina': rebajando las exigencias

Lisbeth Salander regresa, en la piel de Noomi Rapace, para investigar de forma paralela Mikael Blomkvist, interpretado por su casi tocayo Michael Nyqvist, un caso de trata de blancas y corrupción política. Bajo la batuta de Daniel Alfredson, los personajes y situación de la primera entrega se recuperan meses después en el film que se dejará ver a partir de mañana, 23 de octubre:‘Millennium 2 La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina’ (‘Flickan som lekte med elden’).

El desaparecido Larsson situaba sobre el tapete sus gónadas al escamotear durante cientos de páginas a la protagonista, para revelarte finalmente sus acciones en un rebobinado que iba seguido de un cambio de punto de vista. Jonas Frykberg, el guionista, no confía en las posibilidades de una película que reparta y separe a sus dos personajes primordiales por tanto tiempo e intercala las investigaciones de ambos en una progresión lineal de los acontecimientos. Dictamen certero, sin duda, que arrastra, sin embargo, la consecuencia de aniquilar toda opción de singularidad o sorpresa de este ‘Millennium 2’.

salander

Reincidiendo en las pobrezas que presentaba la primera parte —una pesquisa policial o periodística que en el presente se revela superada, una estética feísta o poco cuidada que nos llevaba a añorar lo que tantas veces denostamos: el remake yankee, y una carga excesiva de equipaje que convertía su duración en algo sólo necesario para lectores que busquen ver su libro plasmado tal cual en la pantalla— ‘Millennium 2 La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina’ contiene, además, otras fallas que la dejan en consideración menor —diálogos sin fin que nos narran en palabras lo que deberíamos estar viendo en imágenes, malos que dejan a sus víctimas medio muertas, como si en el fondo deseasen que se volvieran a levantar (pensaba que eso pasaba sólo en los productos de guionistas muy perezosos) y revelaciones de personajes que, si bien podrían no olerse, poca sorpresa van a causar a quienes ya han visto más de lo mismo en tantas ocasiones—.

No es indispensable conocer una novela para adivinar que algunos de los desatinos del guión que de ella parte hallan su causa ni más ni menos que en su herencia literaria. La adaptación de ‘La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina‘—un telefilm elevado a nivel de cinta exhibible en salas, no gracias a unas mejorías efectuadas sobre la marcha, sino por pura y simple necesidad explotativa— se queda en la mitad de la ruta que la llevaría desde lo textual a lo visual. De ahí esa excesiva verborrea mencionada en el párrafo anterior, que habría estado mejor sustituida por acciones: el cine es un medio audiovisual.

Millennium

El personaje de Salander es, una vez más, el único bastión donde pueden apoyarse las obras: la de Larsson y la de Alfredson. Una vengadora de las mujeres, una heroína inmortal, la fuerza del supuesto sexo débil… A su alrededor, los demás: un cero a la izquierda —quizá sólo en los films—, empezando por Blomkvist, cuya presencia parece limitarse a exhibir cara de circunstancia y esperar a que todo quede resuelto por mano ajena. Si bien esta figura casi superheroica de la hacker gótica gozaba de una definición de personaje clara y reconocible en la primera película, aquí existe un intento por humanizarla —los muebles de Ikea— que hace que se nos desdibuje. Si seguimos viendo a Lisbeth es gracias a que la conocemos de antemano.

De poco sirve advertir en contra de algo que llega prevendido: los lectores de la trilogía, aquellos que quedaron contentos con la primera porción cinematográfica —incluso sin haberse sumergido en los libros— y todos los amantes del género del thriller acudirán sin duda a vivir un nuevo episodio de crítica social sueca, que enarbola como sus mejores atributos una crudeza y un realismo sucio y la diferenciación con respecto a productos más perfeccionados. Con paciencia y buena predisposición, ‘Millennium 2 La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina’ puede disfrutarse.

BIENVENIDOS A BLOG DE LA TRILOGIA MILLENIUM